Mi Experiencia con mi Hermana Pepi Guerra

En casa mientras hemos podido, hemos atendido a mi hermana. Mi madre nunca ha querido despegarse de ella, pero por la edad y por problemas que no están en mis manos, los médicos me aconsejaron que la ingresáramos en un Centro.

Mi experiencia como hermana: Hace mucho tiempo cuando a mi padre lo tuvieron que intervenir quirúrgicamente en el hospital, en casa en vez de un problema, teníamos dos. A partir de ahí, yo hablé con mi madre para que empezáramos a pensar qué pasaría si no pudiéramos atenderla. El estar enfermo es algo que nos puede pasar a cualquiera de nosotros, pero esto en la mente de mi madre no estaba en sus planes, aunque yo siempre voy más allá, pienso en el futuro y lo que puede ocurrir. Cuando lo decidimos, hubo llanto para que ingresara en el Centro. Además, otra de las razones por las que tomamos la decisión es que yo he querido que mi madre viviera un poco ya que en casa nunca hemos sido una familia normal, se pierden las amistades así cómo muchas cosas que los padres con niños con discapacidad saben muy bien de lo que hablo.

Yo tenía conocimiento del Centro de UPACESUR por amistades que tienen hijos con Parálisis Cerebral así como por mi director en la UCA, que fue con el que hablé para saber que tenía qué hacer. Siempre me han interesado las noticias referentes al tema de la discapacidad, también por mi experiencia de trabajar en la Universidad con los Trabajadores Sociales, he llevado las prácticas y he tenido una experiencia positiva con todos los profesionales y técnicos que han estado conmigo, además de los alumnos, estos futuros técnicos son muy humanos.

Mi experiencia en UPACESUR: Yo soy la tutora legal de mi hermana y le he tenido que arreglar toda la documentación para tramitar el ingreso en el Centro. Reconozco que en ese momento, los sentimientos afloraron, ha sido duro aunque sepa que va a estar bien. Con el paso de los días, nos hemos alegrado y reconozco que la encuentro mejor, muy bien atendida y se ha adaptado bastante bien al Centro, los monitores me dicen que están contentos con ella. En casa, mi madre lo ha pasado mal pero reconoce que está muy bien, han sido 58 años sin separarse de su lado, además estamos muy cerca y yo no tengo el agobio como que me he encontrado en la situación de estar con mi hermana y mi madre ingresada en el hospital con un ictus, muy grave. Yo estaba sola y hasta que no llegó la persona para atenderla, no pude ir a verla. Y como esta situación, muchas otras como podéis imaginar.

Hoy en día nos alegramos todos, muy tarde para mi madre pero en la vida hay que ponerse en las circunstancias de cada persona y sus motivos. Aunque yo tenía otro punto de vista, he respetado su opinión, claro que ella ha podido porque yo he estado su lado.

Lola Guerra Pinteño

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familiares. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s