TODO POR DON PABLO

Naciste en un gran día

nada más verte, sabía que eras pegatina mía,

tu bello rostro era un reflejo

dentro de un deteriorado espejo,

yo queriendo verte contento

y tu querer sentir mi aliento,

pero no ocurrió lo que deseábamos

y tuviste que esperar para tentarnos.

Hubo un gran cambio en mi vida

cuando ya estuviste en mi guarida,

tan pequeño y sin hablar

te entendía simplemente escuchándote llorar,

fuiste progresivamente creciendo

a mi persona fuiste exigiendo,

me exigiste cariño, paciencia y estimulación,

te abrí las puertas hacia ese palacio de amor.

No conoces la malicia humana

a eso le ganas a más de uno que picó en la manzana,

no hay nada más hermoso en la vida

que estés arropado por tu familia querida,

eso sí, creaste un gran vicio en mi persona,

que no entiende ni de antídoto ni metadona,

y es que cuando no estás a mi lado y yo regreso

es imposible no comerte a besos,

eres tan dulce, frágil y tierno

que no sentimos frío ni en los más duros inviernos,

pues simplemente tu sombra transmite calor

calor humana con infinito valor,

y he de dar hoy en día gracias a Dios

porque no soy yo tu maestro

sino tú el que me das lecciones de amor.

 

 

Francisco José Angulo Núñez,

Padre de Pablo y autor del libro de poemas Todo por Don Pablo

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Familiares. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s